Cuando nunca perdíamos

Tomás Guzmán Torres