Cargando contenido

Stéphanie Frappart
AFP

Así le fue a Stéphanie Frappart, la árbitra de la Supercopa de Europa

La ábitra francesa dirigió el partido junto a Michelle O'Neill y Manuela Nicolosi. 

La francesa Stéphanie Frappart se convirtió en la primera mujer árbitro que dirige una final masculina, luego de estar al frente de la Supercopa de Europa entre Chelsea y Liverpool. 

Le puede interesar: Guillermo Sanguinetti, nuevo entrenador del Cúcuta Deportivo

La árbitra, en los 45 minutos iniciales, se mostró sólida en sus decisiones, además de estar físicamente bien preparada. Esto después del ritmo de juego que mostraron los dos equipos a lo largo de todo el encuentro. 

La jueza gala solo tuvo una jugada para el análisis en los primeros 45 minutos cuando el Chelsea pudo haber anotado el segundo gol. No obstante, su asistente Michelle O’Neil decretó fuera de lugar que fue corroborado por el VAR. 

Una de las características que mostró Frappart en el juego fue la ley de la ventaja, lo cual evitó que se cortara el ritmo de juego. De esa forma, el espectáculo estuvo casi que asegurado con la cantidad de pelotas de gol y la rapidez con la cual se disputó el encuentro. 

Arrancando el segundo tiempo llegó la igualdad para el Liverpool. Los jugadores del Chelsea pidieron falta contra el arquero, pero la árbitra acertó y dio como válida la anotación del conjunto 'rojo'. 

Frappart, de 35 años, además tuvo una buena ubicación para evitar interferencias con las jugadas de ambos equipos; en ese caso no perdió la visual del campo de juego y pudo impartir seguridad en la dirección del juego. 

El partido terminó solo con tres tarjetas amarillas y fueron para los capitanes de cada equipo. César Azpilicueta, Jordan Henderson y Trent Alexander-Arnold se llevaron la amonestación. 

Lea también: La polémica 'campaña' de Humberto De la Calle contra Zidane

En el tiempo extra del partido la jugada polémica llegó al minuto 99 cuando Stéphanie Frappart decretó un cobro de tiro penal para el 2-2 del partido. Esta decisión fue corroborada por el VAR. 

Al final, buenas sensaciones dejó la árbitra francesa que había pitado la final de la Copa del Mundo femenina y hace parte del grupo de jueces que imparte justicia en la liga de su país. Allí es reconocida por su buenas actuaciones. 

Fuente
Sistema Integrado de Información
En esta nota
Imagen

Cargando más contenidos

Fin del contenido