Cargando contenido

Teófilo Gutiérrez
Teófilo Gutiérrez cuestionó a sus compañeros en el Junior de Barranquilla.
AFP

La maldición de los penales condena al Junior

Los ‘Rojiblancos’ se quedaron a la puerta de la gloria por sus reiterados fallos con desde los once pasos.

Todavía es difícil comprender cómo Junior de Barranquilla no conquistó su primer título continental ante Atlético Paranaense, pese a exhibir un mejor juego, tener mejores ocasiones de gol, pero quedar estancado frente a la consagración sin poder avanzar más allá de un punto blanco.

Vea aquí: El 1x1 de Junior en la derrota de la final ante Paranaense

Son once pasos de pesadilla y de tortura durante los últimos tiempos para Junior. El enfrentamiento cara a cara con el portero rival, esa instancia cumbre que ha coronado peones y ha satanizado santos, fue el único lunar que despojó a los barranquilleros de una gesta épica para su afición y para Colombia.

Por eso, sería injusto señalar a Jarlan Barrera por haber extinguido la llama de campeón que se encendió a los 112 minutos en el Arena Da Baixada de Curitiba, o a Teófilo Gutiérrez por haber puesto más empeine del requerido en el cuarto penal ante Paranaense. Tampoco a Gabriel Fuentes. que no se pudo contagiar de la furia con la que Luis Narváez acertó en el primer disparo.

Esta maldición para el club ‘tiburón’ viene de tiempo atrás, no pudo encontrar el carácter, la firmeza y la jerarquía que los separó por una delgada línea de cal entre lo sublime y lo mundano.

Rafael Pérez, quien resolvió con clase en la final ante el portero Santos, también tuvo la llave del título en Barranquilla, aunque el obús inatajable que envió se estrelló con desespero en el travesaño del arco norte del Estadio Metropolitano.

Son ocho yerros en las últimas nueve ejecuciones para Junior, las más dolorosas, evidentemente, las que le negaron la Copa Sudamericana, pero como antecedente casi premonitorio, no se pueden olvidar los intentos frustrados de James Sánchez ante Santa Fe, de Jonathan Álvez contra Palmeiras en la Copa Libertadores o, en el 2017, con Yimmi Chará como antagonista en la semifinal ante Flamengo.

No obstante, el fútbol sigue y, para Junior, depararía una revancha casi inmediata, al tener una ventaja de tres goles sobre el Medellín en la resolución de la Liga Águila.

Fuente
Antena 2
En esta nota

Cargando más contenidos

Fin del contenido