Cargando contenido

Luis Fernando Muriel
Luis Fernando Muriel estuvo errático al momento de definir.
AFP

Muriel fue titular en la derrota de Sevilla en Europa League

El colombiano jugó 61 minutos.

El Sevilla perdió 2-1 en Krasnodar en la segunda cita del Grupo J en la Europa League y encajó su primera derrota esta campaña en el torneo del que es pentacampeón, en un choque en el que se adelantó en la primera parte, pero los rusos, que tiraron tres veces al larguero, remontaron en la segunda.

Los sevillistas tomaron ventaja con un gol en propia meta de Kaboré, tras un remate de Nolito, en un mal primer tiempo, y tras el descanso, cuando parecía que reaccionaban, el Krasnodar, nuevo líder del grupo, se desquitó de sus remates al palo y le dio la vuelta al marcador con goles del uruguayo Pereyra y Okriashvili, éste a tres del final.

Los andaluces, con cinco cambios en un once con las novedades del francés Gnagon en defensa, Roque Mesa en el medio, Nolito de enlace y el holandés Promes y el colombiano Muriel en punta, llegó a Rusia en racha, pero con mucho respeto a un rival fuerte en su estadio y también al alza -seis triunfos seguidos entre liga, copa y Europa-.

Con hombres habituales fuera del equipo (Carriço -que no viajó-, Sarabia, el argentino Franco Vázquez o su inspirada dúo atacante, el luso André Silva y el galo Wissam Ben Yedder), el Sevilla salió muy perdido y, peor aún para sus intereses, acrecentó conforme pasaron los minutos su nerviosismo y la imagen pobre con la que comenzó.

El equipo español nunca estuvo cómodo y, con su cerebro, el argentino Éver Banega, desorientado en un medio campo donde tampoco halló mucha ayuda en Roque Mesa y Nolito, generó pocas llegadas, más centrado en tapar huecos atrás ante un Krasnodar que, por su físico, se adueñó de la zona central y se soltó con ataques verticales.

Éstos fueron intermitentes y sin tino, como en un disparo desde la frontal del sueco Viktor Claesson, su máximo goleador, al poco de empezar el choque, y esto lo agradeció el Sevilla en un mal primer tiempo, en el que los de Pablo Machín estuvieron muy desacertados.

Una ocasión al filo del primer cuarto de hora de Muriel, que no conectó bien su remate a centro del brasileño Arana, un tiro alto de Promes y otro lejano de Arana fue el bagaje ofensivo de los hispalenses, que, lentos y con despistes atrás, se vieron superados.

Sin embargo, el Krasnodar, que tuvo la baja de última hora del delantero brasileño Ari por molestias, no tuvo fortuna en sus intentos ante el meta checo Tomas Vaclík y estrelló dos veces el balón en el larguero por medio de Mamáev, al cabecear un córner en el 20, y del burkinés Charles Kaboré, con un potente tiro en el 25.

La suerte que no sonrió a los rusos sí se alió a dos minutos del descanso con el Sevilla, que se adelantó en el marcador con un saque de esquina ensayado en el que Nolito remató a puerta y la pelota la desvió Kaboré hacia el fondo de su portería.

Demasiado premio para los méritos de unos y otros. En la reanudación, el guión no varió al inicio y los rusos, más volcados en ataque, se toparon por tercera vez con el larguero en un remate de volea de Claesson a los 9 minutos de este periodo.

Esto no desanimó al Krasnodar, pues un minuto después el sueco, de nuevo, falló en un mano ante Vaclík al enviar fuera el balón, mientras que el Sevilla quiso despertar y buscó el gol, aunque tímidamente, como en dos opciones que no aprovechó Muriel, al que relevó a la hora de juego por André Silva, el 'Pichichi' de la liga.

Poco antes del ecuador de la segunda mitad, "los toros", como es conocido este club del sur de Rusia, no perdonaron y, fruto de su insistencia, lograron el 1-1 en una gran acción del uruguayo Mauricio Pereyra, que acababa de salir por Kaboré, al batir de un tiro cruzado y después de hacer una doble pared al meta sevillista.

El equipo español buscó la reacción después del mazazo. Machín sacó al campo a gente de ataque y pesos pesados como Franco Vázquez y Ben Yedder, por Nolito y Promes -a éste después de que no acertara con el gol en una gran ocasión a los 74 minutos-.

El argentino tuvo dos buenas opciones para marcar en esta recta final, sobre todo cuando, solo, cabeceó fuera un centro de Navas, pero el que sí lo hizo fue el Krasnodar, a 3 minutos del final, por medio del recién incorporado Tomike Okriashvili.

Con un remate de chilena, tras un gran tiro de falta del ecuatoriano Ramírez que rechazó Vaclík, el georgiano culminó la remontada de los suyos con 2-1 ante la decepción de los sevillistas.

Fuente
EFE
En esta nota

Cargando más contenidos

Fin del contenido