Cargando contenido

Carlos Bacca, jugador colombiano
Carlos Bacca con la Selección Colombia.
AFP

Carlos Bacca: el goleador sin prensa

Pese a la antropofagia tradicional de la afición colombiana, el delantero sigue exhibiendo su potencial.

El grueso los fanáticos colombianos al fútbol se destacan por desconocer aspectos fundamentales del deporte que dicen amar o por el cual se exacerban sus pasiones; más bien parece que es una excusa para alcoholizarse, insultar o minimizar el trabajo de atletas de alto rendimiento que tienen éxito en los escenarios más importantes del mundo.

Bueno, para alcoholizarse no se necesita excusa y para insultar no debería haberla, pero para dejar de 'matonear' a los mejores exponentes del deporte en nuestro país lo que se requiere es respirar, hacer una breve pausa y analizar cuál es su trabajo, por qué en ocasiones se puede rendir al máximo y en qué otras no, y entender la dinámica del fútbol como juego, competencia y fenómeno social.

Carlos Bacca es uno de tantos futbolistas colombianos que son ampliamente reconocidos en el mundo, pero vilipendiados en su nación por algún error, una mala decisión o, simplemente, porque su carisma no es comparable con el de otras estrellas que encienden más focos.

¿Cómo es posible que se pueda discutir la condición de un jugador con 134 goles en Europa? En Colombia sucede, y pasa porque su rendimiento con la Selección Colombia estuvo opacado por la figura imponderable de Falcao, con indiscutibles méritos, pero no por un rendimiento discreto de Bacca.

Decir que el uno es brillante no debe restarle cualidades al otro, incluso, podrían ser piezas complementarias en la ‘Tricolor’.

Antes de su falló en la definición por penales ante Inglaterra en Rusia 2018, Carlos Bacca ya era un nombre con resistencia entre los hinchas; tras aquel episodio, el atacante del Villarreal fue discutido en la convocatoria de Arturo Reyes, pero cuando tuvo la oportunidad de actuar cumplió.

En el AC Milan sufren de una amnesia similar a la de los fanáticos ‘cafeteros’; el técnico Vincenzo Montella nunca lo entendió y, aunque fue el goleador del equipo en dos temporadas, terminó relegado por hombres de poco peso como Lapadula o André Silva, quien llegó después.

Ni Gianluca Lapadula, 8 goles en 27 partidos; André Silva, 2 goles en 24 juegos; o Nicola Kalinic, 6 goles en 31 compromisos, todos arietes con los que se intentó reemplazar a Bacca, alcanzaron a igualar una temporada del barranquillero, que se reportó con 18 y 13 tantos en cada campaña, solo hablando de la Serie A de Italia.

Solo la ‘joya’ italiana Patrick Cutrone se acercó a las cifras de Bacca en San Siro, con 10 dianas en 28 choques.

En Sevilla o Brujas de Bélgica no hubo duda alguna de su calidad y poder goleador, pero en Colombia sufre de un endémico mal; ese mismo que padeció Stefan Medina, que sufrió Giovanni Moreno y del que no se han podido desligar tantos otros.

El hincha promedio no analiza, solo se deja arrastrar por el criterio más facilista derivado de su empatía o no con determinado jugador, pero no enlazado al rendimiento futbolístico.

Esta no es una diatriba a los carismáticos, es una oda a los incomprendidos, a los olvidados y a los que deben esforzarse el triple para que se les reconozca su buen trabajo porque está lejos de adentrarse en la farándula deportiva.

Los 50 goles en la Liga de España, su efectividad en cada uno de los equipos en donde estuvo, el manejo de ambos perfiles, su movilidad, el juego aéreo, los 14 tantos con la Selección Colombia y el perfil bajo que emana siempre son los argumentos que ratifican la estelar pero subestimada trayectoria de uno de los mejores delanteros de ‘cafeteros’.

Las cifras de de Carlos Bacca no necesitan defensa, pero si encendiera más televisores o figurara en más portadas…

Fuente
Antena 2
En esta nota
Imagen
Carlos Bacca, futbolista colombiano
Imagen
Selección Colombia
Imagen
Villarreal
Imagen
AC Milan

Cargando más contenidos

Fin del contenido