Cargando contenido

Cortex es el nuevo palo de golf de Wilson
Tomado de la página de Wilson Golf

Cortex, la apuesta de Wilson

La empresa quiere volver a las grandes ligas con un diseño ganador de un reality

Pocas veces un jugador competitivo piensa en un driver Wilson como su palo principal y mucho menos si está por encima de los 500 dólares, pues esta marca siempre ha sido percibida como de bajo costo. Sus hierros pueden ser bien valorados, pero un driver de esta compañía definitivamente no está en la memoria del jugador promedio con unos hierros de esa marca en el reciente Hero World Challenge de Bahamas, entre los principales jugadores del PGA la presencia de los Wilson es ciertamente escasa.

Pero la marca se viene con todo, por lo menos en lo que a drivers se refiere, y quiere ganarse un sitial entre los mejores. Acaba de lanzar su palo Cortex, una apuesta ambiciosa a un precio de $500 dólares que lo posiciona en el segmento premium. Tal vez busca volver a la épocas en la que jugadores estrella como Sam Snead o Arnold Palmer los llevaban y ganaban torneos. La marca ha logrado 60 certámenes en casi un siglo.

Lo curioso del nuevo Cortex es que es el resultado del segundo realitty de Wilson,  con el que busca diseñadores de este tipo de palos. El Driver vs Driver en su segunda versión terminó apenas hace un mes y el ganador ya está disponible en las tiendas físicas y en internet. Como si estuvieran tan seguros que el diseño ganador de un programa de televisión de siete semanas los pueda volver a poner en los primeros planos.

El reality es de esas producciones que tal vez vale la pena ver, dentro de la amplia gama de ofertas del tan manoseado formato. El conceptualizador del Cortex y triunfador en el reality es un diseñador industrial afiebrado por las motocicletas y por ello hizo un diseño que se viera comuna de ellas. "Cuando diseñas una motocicleta quieres que parezca que va rápido, incluso cuando está quieto, así que tomé esa filosofía y la puse en mi conductor", dijo al cierre del programa transmitido por Golf Channel.

La idea de Evan Hoffman, que obtuvo un premio de $250.000 dólares, fue la de eliminar el peso de las áreas que no mejoran el rendimiento y reemplazar la ya tradicional estructura de titanio con fibra de carbono, la cual alcanza un 44% de la estructura total de la cabeza del palo.

Wilson decidió llamar al invento “tecnología de jaula rápida”. El 56%, que sigue siendo de titanio, agrega soporte a la cabeza y hace que las áreas estratégicas sean más rígidas. Desde el principio de la competencia el palo sorprendió por su rapidez y sonido, algo que definitivamente diferencia un buen golpe de un mal golpe. Un peso de ocho gramos se mueve libremente en una especie de carril central que permite balancear su posición . Al moverlo hacia adelante reduce el giro y genera una trayectoria inferior, al ubicarlo en la posición posterior habrá más giro y más altura de la bola.

Una de las cosas que impresiono al jurado desde el principio del show y posteriormente a los profesionales y amateurs, que fueron invitados para probarlo, fue la dirección de la bola y la distancia lograda.

Con el programa, la difusión que tuvo, la intensa competencia y la rapidez con la que se puso a la venta la empresa de Chicago ha puesto toda la carne en el asador. Falta por ver si los jugadores están dispuestos a comprar el Cortex por el mismo precio de un TaylorMade o un Callaway, marcas por ahora mucho más aspiracionales. 

Wilson ha hecho su apuesta.

Siga las noticias deportivas en vivo de Antena 2 en Google News
En esta nota
Imagen
Golf

Cargando más contenidos

Fin del contenido