Cargando contenido

Selección Brasil - Copa América 2019
Selección Brasil - Copa América 2019.
AFP

Los fantasmas no aparecieron

La consistencia de Brasil fue determinante para alcanzar el objetivo en la Copa América.

Esta vez, los fantasmas del pasado, el Maracanazo y el Mineirazo, dagas clavadas en el alma de los pentacampeones del mundo, fueron espantados por Tite y esta generación de futbolistas brasileros quienes, sin su máximo referente, Neymar, conquistaron el premio mayor de esta edición 46 de Copa América.

La consistencia de los brasileros fue determinante para alcanzar el objetivo. Ganaron el título noveno de Copa en franca lid. Más allá de las críticas sin sentido e inoficiosas de la AFA y Messi. Incomprobables por demás; y que, simplemente, reflejan la impotencia de no trascender en la competencia, como ha sido costumbre en los últimos tiempos.

La rabieta de Messi y el memorial de agravios, el oficio de seis páginas firmado por “Chiqui” Tapia y que fue dirigido a Conmebol, porque consideraron que fueron afectados por el VAR y por las decisiones del árbitro ecuatoriano Roddy Zambrano en el 2-0 de los brasileños por la semifinal, no tuvieron sentido ni razón de ser. Pataleta total. Que no empañó la transparencia del torneo continental.

Avanzando en la observación del elenco campeón, un gol en contra denotó la seguridad y el blindaje defensivo y las acciones oportunas de Alisson, a la postre el mejor cancerbero del certamen. En lo que corresponde a la dupleta Casemiro y Arthur, fueron los aseguradores de un espacio central en zona medular; siendo el jugador de Barcelona capaz de interpretar el balance oportuno en las fases de defensa-ataque.

Vea también: Tite criticó fuertemente a Lionel Messi por sus pasadas declaraciones

El desequilibrio de la Canarinha estuvo compartido; Dani Alves, con 36 calendarios a cuesta, a base de su pulida expresión, catalizó actos brillantes y determinantes que terminaron en gol. Sus neuronas estuvieron activadas para generar jugadas de clase, por eso fue el más valioso de la final y el mejor del evento.

Entretanto, Coutinho, el eje en la organización creativa, y Firmino, el referente en punta de ataque, se movieron en función de conectar los circuitos desde la mitad hasta la profundidad rival.

Por su parte, Everton, con tres goles, los mismos de Paolo Guerrero, le ganó el pulso al veterano artillero por una asistencia. Junto a Richarlison y Gabriel Jesús, Everton hace parte del nuevo poder ofensivo y goleador de Brasil, que apunta a la Copa extraordinaria del próximo año y al Mundial de Catar 2022, con base en los trabajos implementados por Tite y en la confianza de haber asegurado este trofeo como local.

Mención honorifica y sonoros aplausos para “El Tigre” Gareca y sus fieros guerreros, quienes vinieron de menos a más, y sorprendieron a tirios y troyanos (pocos pensaron que Perú disputaría la final); porque demostraron que los procesos pueden tener tropiezos, pero la convicción y el compromiso pueden ser los mejores aliados para superar las crisis deportivas y los resultados adversos, como el 5-0 ante los anfitriones. En este caso, la adversidad fue superada y con creces por la determinación de la tribu Inca.

Fuente
Antena 2
En esta nota
Imagen
Selección Brasil
Imagen
Perú
Imagen
Copa América

Cargando más contenidos

Fin del contenido