Fernando Monetti no pudo salvar a Nacional ante Tolima
Fernando Monetti no pudo salvar a Nacional ante Tolima y estuvo comprometido en los goles del 'Vinotinto y oro'
Colprensa

Los tres pecados de Atlético Nacional ante Tolima

Todo estaba dado para que los ‘Verdolagas’ obtuvieran su 17° estrella, pero cometieron errores imperdonables en una final

Atlético Nacional dejó escapar la posibilidad de conquistar un nuevo título en el fútbol colombiano, cuando todo presagiaba que tendría la estrella al alcance de la mano. Los dirigidos por Jorge Almirón lo perdieron todo en una sola noche; el campeonato, el cupo directo a la Copa Libertadores 2019, el invicto de 35 fechas como local, su invulnerable arco y el festejo que toda la afición ya tenía preparado.

¿Qué causó la debacle? ¿Fue solo mérito del Deportes Tolima? ¿Qué responsabilidad les cabe a los jugadores y al cuerpo técnico? Las respuestas se pueden hallar en los pecados de Atlético Nacional en la final de la Liga Águila 2018-I.

Fernando Monetti: pese a estar en Rusia con la Selección Argentina, la figura de Franco Armani estuvo más presente que nunca en el Estadio Atanasio Girardot de Medellín. El portero, que traía envidiables números y había respondido con notoriedad, eligió el peor momento para fallar; comprometido en los dos goles del Tolima y sin incidencia en la ejecución de los penales, hizo extrañar más que nunca al ídolo ‘Verdolaga’.

Falta de contundencia: no fue solo un defecto exclusivo de la final, el semestre de Nacional arrojó un pobre balance en materia de efectividad y ante Tolima no fue la excepción; 27 goles en 25 partidos son números muy pobres. El duelo en Ibagué pudo haber liquidado la serie, si la serenidad en la definición se hubiese apoderado de Dayro Moreno. En Medellín, Nacional volvió a fallar cuando pudo darle la estocada final a Tolima, pero se obnubiló, careció de inteligencia y le dio vida a un equipo que peleó agonizante.

Los lanzamientos desde el punto penal: es poco lo que se puede decir sobre las ejecuciones de Nacional en la definición; Reinaldo Lenis ya había fallado un cobro en Copa Libertadores ante Bolívar, lo que represento la pérdida de un punto que casi complica a su equipo para clasificar y, ante Tolima, ejecutó con la misma displicencia; y Vladimir Hernández, que pudo graduarse de héroe en Nacional, exhibió la falta de jerarquía que no lo dejó consolidarse en Brasil. Un penal no se puede cobrar así.

Fuente
Antena 2
En esta nota

Cargando más contenidos

Fin del contenido