Cargando contenido

El golfista Bubba Watson en su participación en el Travelers Champioship en 2018.
Bubba Watson en su participación en el Travelers Champioship en 2018.
Agencia AFP

Los veteranos pueden besarme el culo

Bubba Watson ha participado en 15 torneos este años con tres primeros puestos, cinco top 10, y cinco top 25.

Bubba Watson, el malquerido de la PGA vuelve este año por sus fueros, se acerca ya a los 40 años y se va convirtiendo en esa especie de jugador que despreciaba hace una década. 

Gerry Lester Watson JR heredó de su padre el nombre y su apodo, Bubba. No porque éste lo llevara, sino porque desde chico le puso este sobrenombre en honor del jugador de fútbol americano Bubba Smith que, como suele suceder, hacía furor en la época su nacimiento, entre los años 60s y 70s.

Este fin de semana ganó el Travelers Championship, un torneo que ya ha conquistado dos veces más en su carrera. Hizo una tarde casi perfecta. Comenzó la jornada a seis golpes del líder, el inglés Paul Casey y logró una ronda de 63 golpes con ocho birdies.

Este año ya ha ganado tres torneos de la PGA: el Travelers, el  Genesis Open en febrero y el WGC-Dell Technologies Match Play en marzo, tras una larga racha de ausencias no solamente de los triunfos, sino de los top diez y algunas, tal vez muchas veces, de los cortes de los torneos en que participó en los dos últimos años.  

De los 22 torneos de los que se inscribió en 2017 sólo logró cuatro top 10,  seis top 25 y se quedó en siete cortes para terminar en el puesto 113 del ranking mundial.  Este año lleva 15 torneos, tres primeros puestos, cinco top 10, cinco top 25,  solamente se ha quedado en dos cortes y ya ostenta el tercer lugar.

Pero la pregunta es si alguien lo extrañó durante su ausencia, pues para nadie es un secreto que es un jugador muy particular, que no sigue las rutinas de los demás, que no tiene un gran swing. Tiene una gran potencia -con salidas de 360 yardas-, pero es incapaz de pegar recto;  no habla con nadie en el campo porque tiene problemas de concentración y debe mirar constantemente al suelo para poder hacerlo; no mira a los ojos cuando habla con alguien más y se desespera cuando se encuentra en grupos grandes de gente sean conocidos o no.

No necesariamente es un hombre de buenas maneras y dice cosas impopulares como “yo soy único” o “si entro o no al salón de la fama no me importa, tengo mi propio salón de la fama”. 

Para el Masters de Augusta de 2105 la cadena ESPN hizo una curiosa encuesta en la que preguntó a los 103 participantes del torneo sobre a quién de sus compañeros no defenderían si lo vieran involucrado en una pelea en un parqueadero. El 23% de ellos respondió que a Bubba, el doble de rechazo sobre quien obtuvo el segundo puesto del mencionado sondeo.

En 2013 no dudó en calificar de pecador a Jason Collins, el primer jugador de la NBA que declaró públicamente su homosexualidad. Eso viniendo de un cristiano puede tener explicación, pero viniendo de alguien que vive con una jugadora profesional fue visto casi comuna traición.

Bubba Watson en el hoyo 18 del Travelers 2018
Bubba Watson golpea la bola en un golpe de acercamiento en el hoyo 18 en el Travelers Championship en junio de 2018.

En 2008, mientras trataba de concentrarse para su segundo  golpe en el hoyo 10, se percató que su compañero de ronda, Steven Elkington, un hombre tranquilo de muchos torneos y lejos de cualquier polémica, caminaba cerca; volteó y le gritó : “¿Vas a dejar de caminar, hombre? maldita sea”.  Ante la sorpresa de éste y su disculpa, la respuesta fue tajante: “Los veteranos pueden besarme el culo”.

Ha prometido por mucho tiempo tratar de cambiar su carácter - su caddie agradecido estará- y este año se le ha visto más tranquilo. Muchos saben del bajón del año pasado, pero pocos que fue porque tiene una enfermedad que no ha querido revelar y que lo llevó a que perdiera más de 20 kilos en poco tiempo y que esté más de diez kilos por debajo de su peso ideal. 

En el Genesis Open se abrazó a su caddie y lloró desconsolado recordando el sufrimiento que ha sido volver a su nivel y las infinitas veces que contempló en los últimos meses dejar el deporte que le ha dado todo. El sufrimiento madura y enseña. 

En noviembre cumplirá 40 años;  veterano con 15 años en la gira más importante del mundo no querrá seguramente encontrarse en el campo con algún brioso joven que le pida besarle sus firmes posaderas.

Fuente
Antena 2
En esta nota
Imagen
Imagen
Bubba Watson

Cargando más contenidos

Fin del contenido