Cargando contenido

Poder para defender a César Rincón el más grande torero de América

Un columnista, poco conocido, de esos que da licencia la Internet para pontificar de lo que creen saber con “patente de corso” para injuriar, escribió que Cesar Rincón es un cobarde. Asumo la defensa con poder amplio y suficiente del torero más grande e importante que ha dado América en toda su historia.

Un señor, del que tengo poco registro en el mundo del toro (y eso que quienes tenemos tradición en el, nos conocemos y reconocemos casi todos en cualquier ruedo), muy seguramente filtrado como periodista e informador, gracias a la globalización que produce la Internet (aunque a veces trae sus irresponsabilidades), escribió que el Maestro César Rincón era un cobarde, dizque porque no se había pronunciado en contra de la actitud dictatorial e injusta del Alcalde de Bogotá, capital colombiana Gustavo Petro, cuando prohibió los toros en la plaza de Santamaría. Nada más mentiroso e injurioso que esa aseveración. Quizás el columnista de marras movido quien sabe por qué o por quienes, sin conocimiento (ese es uno de los principales males de la fiesta y es que hay mucha gente opinando sin saber de ella) dijo que “por ser quién es ante la torería colombiana, debería de haberle plantado cara. Rincón, ante tal hecho, ha dado la callada por respuesta y el toreo del país andino se ha puesto muy triste”….¡Mentira!: Soy compañero de transmisiones radiales del maestro César Rincón desde hace tres años en una de las Cadenas Radiales más importantes de Latinoamérica, RCN la Radio de Colombia, con más de 130 emisoras en todo el país y 70 años de existencia y atestiguo que eso es falso y no corresponde a la verdad. Señor opinador, no trate usted de “Cobarde” a quien es un valiente, a quien la tauromaquia mundial ha reconocido precisamente por lo contrario y le da el título de MAESTRO, título que solo un puñado de toreros privilegiados acceden a el por marcar diferencia y tener su cuerpo lleno de cornadas, por donde se les espanta el valor a quienes no tienen el temple en alma para soportarlo….eso es ser un valiente. Yo he visto al maestro César Rincón en Madrid (la plaza más importante del mundo) ponerle la muleta planchada a toros de Palha, Samuel Flores, Murteira Grave, Baltasar Ibán. No se meta a enjuiciar al torero más importante de América en todo su historial de tauromaquia y menos a injuriarlo, porque si no lo sabe, La INJURIA consiste en la DESHONRA (afecta al honor de una persona ) o DESCREDITO (afecta el honor objetivo lo que la gente piensa de ella). Hay que conocer que lo que se afirma es falso. La injuria es la expresión que lesiona la dignidad de una persona perjudicando su reputación o atentando contra su propia estima. Puede consistir en la atribución de unos hechos, en formular juicios de valor sobre la persona… etc. No injurie a Rincón de cobarde, es un torero del mundo, es una figura universal, es un colombiano como yo. César Rincón es intocable en su inmaculada concepción del toreo. Saltará usted para decirme “es que me refiero a la no defensa de la fiesta en Colombia por parte de Rincón” y le respondo que siempre, siempre en las transmisiones radiales de RCN la Radio Taurina de Colombia, el maestro expresa su dolor por lo sucedido con La Santamaría de Bogotá y hace reflexiones sobre las libertades del ser humano de escogencia y su libre determinación a ir a donde quiera; del atropello cometido por el Alcalde de la capital colombiana. ¡Seguro!, se lo digo yo que llevo tres años compartiendo micrófono con él y escuchándole hablar en bien de nuestra fiesta. Quizás algunos pretenden que saque escritos que lleve pancartas que se encadene frente al edificio de la Alcaldía mayor de Bogotá, pero él se expresa a través del micrófono como lo ha venido haciendo desde el mismo instante en que se conoció de la absurda medida del burgomaestre de turno. La gente es como es y ya está. No saque al maestro Rincón de su ruedo universal de verdad y pureza en el toreo, como lo reza el azulejo que estará de manera perenne en la pared de la plaza de Las Ventas de Madrid, de donde salió seis veces por el portón mayor y no precisamente por cobarde. Para no cometer el mismo abuso suyo de opinar de manera ligera, no puedo pedirle que en vez de meterse en nuestros asuntos y maltratar a nuestros ídolos, opine de la fiesta en España, porque es que no le conozco, no se usted quien es, si pinta algo o no en esto, créame que en verdad con respeto se lo digo, nunca lo he visto por los lados de la Cadena Ser, Radio Nacional de España, La Cope, Onda Cero, Radio Andalucía, El País, El Mundo, El ABC, etc. No se preste como ventrílocuo para reproducir voces torticeras de quienes quieren ver al Maestro degollado. En Colombia la delicada situación de la fiesta desarrollará y propiciará sus propios líderes que los hay con lujo de profesionalismo y en cuyas manos está la salvación de ella y lo están haciendo por demás muy bien. Por eso y todo lo anterior, en nombre del torero más grande que ha dado América taurina y uno de los que la historia mundial registra como Maestro, con poder amplio y suficiente para asumir su defensa, le digo No a su inaceptable injuria y expreso el rechazo para con su mezquino escrito hacia un colombiano cabal que ha contribuido ante el mundo, ha superar la golpeada imagen de Colombia.
En esta nota